Cargando contenido

Cine


Todo lo que necesitas saber sobre «Uncle Howard» y la escena gay neoyorquina en los años ochenta2017
09
Mar

Todo lo que necesitas saber sobre «Uncle Howard» y la escena gay neoyorquina en los años ochenta

Tras pasar por Sundance y San Sebastián, Surtsey Films estrena «Uncle Howard» en España, el emotivo documental a través del que Aaron Brookman reconstruye la memoria de su tío, el cineasta Howard Brookner, y ya de paso la efervescente escena artística de los años ochenta en Nueva York.

Por Luis M. Álvarez


¡Compártelo!




Tras pasar por la sección US Documentary en Sundance y la sección Zabaltegi del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Surtsey Films estrena Uncle Howard en España, el emotivo documental a través del que Aaron Brookner reconstruye la memoria de su tío, el también cineasta Howard Brookner, y ya de paso repasa la efervescente escena artística de los años ochenta en Nueva York.



¿Quién es el tío Howard?

«Era un tipo que sabía cómo sacar heroína de los traficantes puertorriqueños en el Lower East Side, trabajaba en la ópera como acomodador, estaba metido en el mundo artístico y tenía también una novia que no sabía que era gay», explica su sobrino, Aaron Brookner, aunque h abrá quién describa a Howard Brookman como poco más que un heroinómano homosexual, bohemio, noctámbulo y vividor, amante de los aspectos más sórdidos de la vida. Y tampoco estará mintiendo.



Pero también era un licenciado en ciencias políticas, diplomado en historia del arte, que a través de su doctorado inicia una tesis sobre William S. Burroughs que le lleva a iniciar su carrera cinematográfica con el documental Burroughs: the movie (1983, EE.UU.), el primero que se realiza sobre la figura del escritor, al que sigue Robert Wilson and the civil wars (1987, EE.UU.), dos obras que allanan su camino hacia el cine de ficción, en el que debuta con Noches de Broadway (Bloodhounds of Broadway, 1989, EE.UU.), falleciendo prematuramente antes incluso de que se estrenase su película por causa del sida.



«Hay tanta belleza en el mundo. Eso es lo que me metió en problemas en primer lugar», deja en su epitafio una figura que había formado parte de la vanguardia neoyorquina de los años 80, junto a artistas como Andy Warhol, Patti Smith, Spike Lee o Jim Jarmusch, que termina siendo productor ejecutivo de Uncle Howard. «Era un cineasta independiente que había hecho sus dos primeras películas sin distribuidor y estaba a punto de convertirse en alguien conocido cuando murió, podría haber tenido una buena carrera entre Hollywood y los estudios, como los Coen o Gus Van Sant, pero todo se cortó», explica el sobrino sobre su tío, quien terminaría siendo enterrado el mismo día que hubiera cumplido 35 años de edad.


Cartel de Uncle Howard - Foto: Uso permitido


¿Quien es el sobrino del tío Howard?

Siete años tenía Aaron Brookner cuando su tío fallece, heredando de él su interés por el cine, iniciándose como ayudante de producción en Intimidades (Personal velocity: three portraits, Rebecca Miller, 2002, EE.UU.) y Coffe and cigarrettes (Jim Jarmusch, 2003, Italia, Japón & EE.UU.), antes de dirigir su primer cortometraje, The black cowboys (2004, EE.UU.), afrontando siete años después su primer largometraje de ficción, The silver goat (2011, Argentina & Reino Unido), primer largometraje creado exclusivamente para iPad. Inmediatamente después comienza la búsqueda del material que le lleva a unir las distintas piezas que forman Uncle Howard.



¿Cómo llega el sobrino hasta el tío?

Aaron se interesa por una apartamento ubicado en el número 222 de la calle Bowery, propiedad del poeta John Giorno, donde estaba almacenado la mayor parte del legado artístico de su tío, que completa con material audiovisual desperdigado en otros lugares, donde descubre una película en 16mm, cintas de cassette, películas en formato 8mm, VHSs y vídeo 8, además de múltiples textos, cartas y fotografías, que junto a material inédito de Burroughs: the movie le permiten reconstruir la memoria de su tío y, ya de paso, ofrecer un testimonio del movimiento artístico neoyorquino de finales de los años setenta y principios de los años de ochenta. Una proyecto que sale a delante gracias a una campaña de crowdfunding.



«Descubrí en esas latas la realidad del mundo que se conserva tal y como estaba hace tres décadas», declaraba el cineasta que, aunque le costó mucho acceder al apartamento donde se ubicaba el material de su tío, agradece que su propietario lo conservara todo tal y como estaba: «Lo mejor que puedo decir sobre Giorno es que hay que ser un tipo particular para preservar el búnker tal cual durante 30 años, y no hacer lo que hizo todo el mundo en Nueva York: vender a un promotor de apartamentos de lujo (…). Esa misma actitud defensiva que tuvo al principio hacia mí es lo que ha permitido que los negativos se mantuvieran intactos todo este tiempo, no es algo habitual».



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.