Cargando contenido

Cine


Todo lo que necesitas saber sobre «Infiltrado»2016
20
Dic

Todo lo que necesitas saber sobre «Infiltrado»

Adaptación de la novela autorbiográfica de Robert Mazur, «Infiltrado» nos introduce en el peligroso entorno de los agentes que trabajan de manera encubierta para hacerse amigos de las personas que «tendrán que traicionar y detener»,tal y como explica el propio Bryan Cranston.

Por Luis M. Álvarez


¡Compártelo!




Un año después de que Narcos (Carlo Bernard, Chris Brancato & Doug Miro, 2015, EE.UU.) irrumpiera en la parrilla de Netflix, y coincidiendo con el polémico cartel de Navidad que sobre la serie corona la madrileña Plaza de Sol, llega a las salas comerciales españolas Infiltrado (The infiltrator, Brad Furman, 2016, EE.UU.).

Protagonizada por Bryan Cranston, Jon Legizamo y Diane Kruger, se trata de la adaptación cinematográfica de la novela autobiográfica de Robert Mazur, Infiltrado: mi vida secreta en los bancos sucios detrás del cártel de Pablo Escobar (The infiltrator: My secret life inside the dirty banks behind Pablo Escobar’Medellin cartel, 2009) un libro que ya fuera mencionado por Hank y Walter White en Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008-2013), lo cual no deja de ser irónico al ser el protagonista de la serie un ciudadano honorable que se pasa a narcotraficante, siendo el protagonista de la película un ciudadano honorable que se hace pasar por malote para atrapar a narcotraficantes al girar en torno al periplo de un policía norteamericano que se infiltra en una banda de narcos colombianos. Para lograr su objetivo, Mazur se infiltra junto Kathy Ertz, quien finge ser su futura esposa, y Emir Abreu, un policía con métodos poco tradicionales, con al intención de codearse con la cúpula de la organización criminal y culminar la mayor operación encubierta antidroga de la historia.



¿Quién es Robert Mazur?

Robert Mazur es una de las principales autoridades mundiales en técnicas de lavado de dinero, internacionalmente reconocido como experto por líderes del sector privado y público, comprometido con instituciones financieras mundiales, empresas públicas y gobiernos. ¿Cómo se llega a tener tal estatus? Después de haber sido un agente encubierto de la DEA que consigue infiltrarse en el cártel de Medellín para desarticular una red de lavado de dinero en una operación que no le permite llevar a ante la justicia, tal y como era su objetivo, pero sí destapar la corrupción de algunos de los bancos más grandes del mundo, como el Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI), con sede en Luxemburgo, a través de la relación que establece con Gerardo Moncada, la mano derecha de Escobar.

«Una de las cosas que se aprende durante el entrenamiento de encubrimiento es mentir lo menos que puedas y actuar lo menos que puedas», explica Mazur, por lo que decide asumir la identidad de una persona que le pudiera proporcionar una identidad similar a la suya: Robert Mussela, de ascendencia italiana y residente en Nueva York, que ya había fallecido. «Tengo una trayectoria de contable, trabajé en un banco, en una firma de corredores de bolsa antes de volverme un agente de la ley. Esos eran los antecedentes que tenía Robert Mussela», alter ego con el que consigue, no sin esfuerzo, llevar a buen puerto su operación.



«No fue hasta que compartí mi historia con una de las mentes más creativas de Hollywood, y escuché su reacción, que me di cuenta de su inmenso poder», declara Mazur, refiriéndose con toda probabilidad a Michael Mann. Requerido por Universal Studios como asesor técnico para el rodaje de Miami Vice (Michael Mann, 2006, EE.UU.), es precisamente el director de la película quien le alerta sobre el potencial de su periplo como agente encubierto, proporcionándole el impulso necesario para comenzar a trabajar en su libro, que tendría preparado después de seis meses de escritura intensiva. Tras su publicación, en 2009, vuelve a trabajar como asesor técnico para otra película, Runner, runner (Brad Furman, 2013, EE.UU.), dirigida por el que sería posteriormente director de la versión cinematográfica de su propia novela.

Un cineasta reaccionario y una guionista no demasiado feminista

Pocos datos he podido encontrar sobre Brad Furman, más allá de que crece en Pennsylvania para terminar sus estudios en Nueva York. Tras escribir, producir y dirigir varios cortometrajes, dirige un documental musical, Buried alive in the blues (Brad Furman, 2005, EE.UU.), para debutar en el largometraje de ficción con The take (2007, EE.UU.), en la que ya trabaja con John Legizzamo; a la que sigue El inocente (The Lincoln lawyer, Brad Furman, 2011, EE.UU.), que ya incluye un personaje homosexual; y Runner, runner (Brad Furman, 2013, EE.UU.), en la que el dinero y los dobles agentes ya juegan un papel primordial. «Personalmente siento cuando alguien me está diciendo que no puedo hacer algo, o tengo miedo de algo, que es típicamente cuando me sumerjo en ello», declaraba el que también es el responsable de un videoclip de Justin Bieber.



Menor es todavía la información que he encontrado sobre Ellen Sue Brown, la guionista encargada de la adaptación cinematográfica de la novela de Mazur en el que es su primer trabajo para la gran pantalla. Un binomio cuanto menos peculiar, dado que el cine de Furman no se caracteriza precisamente por su feminismo, no pasando ni ninguna de sus películas el test de Bechtel, por mucho que Infiltrado tenga bastantes personajes femeninos. Es más, el cine de Furman se caracteriza por tener un tono más bien reaccionario, en El inocente había un personaje gay que era portador del VIH, pero eran incapaces de mencionar tanto la enfermedad como su orientación sexual, dando a entenderlo todo mediante eufemismos y sugerentes elipsis que, en realidad, no evidenciaban otra cosa que su propia incomodidad al respecto.



Quién es quién

Nominado a un Globo de Oro al mejor actor de televisión por su interpretación del presidente Lindon Johnson en All the way (Jay Roach, 2016, EE.UU.), Bryan Cranston afronta un año de actividad frenética en el que ha pasado de poner voz a Li en Kung Fu Panda 3 (Alessandro Carloni & Jennifer Yuh Nelson, 2016, China & EE.UU.), a participar en películas como Get a job (Dylan Kidd, 2016, EE.UU.), Wakefield (Robin Swicord, 2016, EE.UU.), In Dubious Battle (James Franco, 2016, EE.UU.), incluida en la sección oficial de Venecia, y Why him? (John Hamburg, 2016, EE.UU.), todas ellas pendientes de estreno todavía en España. En Infiltrado interpreta al mismísimo Robert Mazur, con quien pasa varios días para preparar su personaje en una experiencia que le daría una «idea de lo que se necesita para vivir esta dicotomía de dos estilos de vida diferentes». Aunque no recordaba haberlos realizado, Cranston se disculpaba hace unos meses por unos comentarios homofóbicos que le atribuía David Yost, a tenor de su participación en la serie Mighty Morphin Power Rangers (1993-1996).



A su lado está el colombiano John Legizzamo, a quien muchos recordarán perfectamente de una película como A Wong Doo, ¡gracias por todo, Julie Newman! (To Wong Foo thanks for everything, Julie Newman, Beeban Kidron, 1995, EE.UU.), que también ha vivido una año de mucha actividad al participar en una película de animación como Ice Age: el gran cataclismo (Ice Age: collision course, Mike Thurmeier & Galen T. Chu, 2016, EE.UU.), asomarse a la televisión en series como Bloodline (Glenn Kessler, Todd A. Kessler & Daniel Zelman, 2015, EE.UU.), Taxi 22 (Rob Greenberg, 2016, EE.UU.) e Hypno (Andrés Spinova, 2016, EE.UU.), y participar en dos largometrajes como 11:55 (Ari Issler & Ben Snyder, 2016, EE.UU.) y The hollow point (Gonzalo López-Gallego, 2016, EE.UU.), que pasara por el Festival de Cine Fantástico de Bilbao, siendo la tercera incursión en el cine estadounidense del madrileño Gonzalo López-Gallego. actor fetiche de Furman, Leguizamo interpreta a Emir Abreu, el kamikaze compañero de Mazur, en lo que también supone un salto al otro lado de la ley después de haber interpretado a un narcotraficante en Atrapado por su pasado (Carlito’s way, Brian De Palma, 1993, EE.UU.).



Junto a ellos nos encontramos con Diane Kruger, actriz de origen alemán, que interpreta a Kathy Ertz en la que fuera su primera misión como agente encubierta, que es quien desarrolla la idea de la boda como método para hacer coincidir a todos los sospechosos de la trama en un mismo lugar. No deja de ser curiosa la secuencia en la que sorprende a su compañero y a sus anfitriones hablando en español, porque así fuera como dejara impresionado al hablar alemán a Quentin Tarantino, quien decide contar con ella en Malditos bastardos (Inglourious basterds, Quentin Tarantino, 2009, Alemania & EE.UU.), estrenada el mismo año que Las vidas posibles de Mr. Nobody (Mr. Nobody, Jaco Van Dormael, 2009, Bélgica, Alemania, Canadá & Francia), en la que hiciera un personaje que constituía un homenaje confeso a Los amantes del círculo polar (Julio Medem, 1998, España & Francia). El reparto principal se completa con las presencias de Juliet Aubrey como la sufrida esposa de Robert Mazur, Amy Ryan como su exigente jefa, Olimpia Dukakis como la excéntrica y arrolladora tía Vicky, la participación del actor de ascendencia peruana Benjamin Bratt como la mano derecha de Pablo Escobar, encargándose de lavar su dinero, y la intervención especial de Michael Paré.



Españoles por el mundo

No es la primera vez que Rubén Ochandiano se cuela en una producción internacional, después de Che: Guerrilla (Che: part two, Steven Soderbergh, 2008, España, Francia & EE.UU.) o Biutiful (Alejandro González Iñárritu, 2010, México & España), pero quizás sí sea la primera en la que interpreta a un personaje de tanta importancia como Gonzalo Mora Jr., a quien utiliza Robert Mazur para introducirse en entorno cercano a Pablo Escobar.

Junto a él podemos ver a Simón Andreu haciendo de su padre, actor imprescindible tanto del cine de autor español de los años setenta como del comercial, que supo integrarse en producciones internacionales, llegando a aparecer en películas de temática gay como Habibi, amor mío (Luis Gómez Valdivieso, 1981, España & Italia) o Los novios búlgaros (Eloy de la Iglesia, 2003, España), última película de una larga colaboración con el cineasta vasco. Entre las últimas producciones internacionales en la que ha participado nos encontramos con una película de James Bond como Muere otro día (Die another day, Lee Tamahori, 2002, Reino unido & EE.UU.), Los fantasmas de Goya (Goya’s ghosts, Milos Forman, 2006, España & EE.UU.) o Las crónicas de Narna: El príncipe Caspian (The chrosnicles of Narnia: Prince Caspian, Andrew Adamson, 2008, República Checa, Eslovenia, Polonia & EE.UU.).

Por último, interpretando a Gloria Alcaino, esposa de Robert Alcaino, nos encontramos con Elena Anaya, chica Medem antes de convertirse en chica Almodóvar, además de habitual de las películas de Agustín Díaz Yanes. Aparte de sus incursiones en el cine francés, se ha dejado ver en pequeños papeles en películas estadounidenses como Van Helsing (Stephen Sommers, 2004, República Checa & EE.UU.) o Entre mujeres (In the land of women, Jon Kasdan, 2007, EE.UU.).



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.