Cargando contenido

Cine


Fallece John Hurt, el actor británico que no tenía miedo de hacer de homosexual2017
28
Ene

Fallece John Hurt, el actor británico que no tenía miedo de hacer de homosexual

Fallece el acto británico John Hurt, muy conocido por participar en películas como «Un hombre para la eternidad», «Alien» o «El hombre elefante», que sería homosexual en títulos míticos como «El funcionario desnudo», la serie «Yo, Claudio» o «Amor y muerte en Long Island».

Por Luis M. Álvarez


¡Compártelo!




Tan sólo un año después de que la reina Isabel II de Inglaterra le otorga el título de Sir, en 2014, John Hurt anunciaba a través de su blog que padecía un cáncer de páncreas, declarándose «más que optimista acerca de un desenlace satisfactorio, el equipo médico también lo es», aseguraba entonces, para revelar en octubre de ese mismo año que conseguía superar la enfermedad. Tan sólo dos años después, y tan sólo cinco días después de cumplir los 77 años de edad, fallece este viernes, 27 de enero, tal y como ha confirmado su agente, como consecuencia de un nuevo cáncer que había desarrollado. En julio del año pasado ya se vería en la obligación de renunciar a trabajar en una obra de teatro por prescripción médica.



El hecho de que interpretara numerosos personajes de homosexuales ha llevado a un gran sector ha considerar que él mismo era homosexual, o al menos bisexual, si tenemos en cuenta de que llegaría a casarse con cuatro mujeres y tendría dos hijos. «Es un gran problema para algunos actores, y para algunas personas. Pero yo lo entiendo», contestaría en una ocasión cuando le preguntan sobre interpretar personajes gays. Nacido en Derbyshire, su madre, actriz aficionada, le prohibe ir al teatro al considerarlo poco recomendable para el hijo de un pastor. De ahí que su primera vocación fuera la pintura, por influencia de Edvard Munch, consiguiendo una beca para estudiar en la Escuela de Arte Saint Martin de Londres. Una vez allí descubre su pasión por el teatro y se inscribe en la Academia Real de Arte Dramático, para iniciar una prometedora carrera sobre las tablas, teniendo como modelo a Alec Guiness, que pasaría después a la televisión y terminaría por encumbrarle definitivamente en el cine.



John Huston, Jerzy Skolimowski, Michael Caton-Jones, Jim Jarmusch, Robert Zemeckis, Roger Corman, Janusz Kaminski, John Madden, Chris Menges, James McTeigue, Guillermo del Toro, Iain Softley, John Hillcoat, Tom Tykwer, Álex de la Iglesia, Steven Spielberg, Tarsem Singh, Billy Bob Thorton o Ben Wheatley son algunos de los cineastas con los que ha trabajado, teniendo una peculiar seña de identidad: las numerosas veces que fallece en la pantalla.



Entre sus personajes más memorables y emblemáticos podemos citar al arribista y mezquino Rich, que moriría en la cama en Un hombre para la eternidad (A man for all seasons, Fred Zinemmann, 1966, Reino Unido); el malogrado Bill Evans en El estrangulador de Rillington Place (10, Rillington Place, Richard Fleischer, 1971, Reino Unido), que le supondría su primera nominación de las 7 que obtendría a un premio BAFTA, el mítico oficial Kane, que fuera la primera de las víctimas de Alien, el octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979, Reino Unido & EE.UU.); el desgraciado y entrañable John Merrick en El hombre elefante (The elephant man, David Lynch, 1980, Reino Unido & EE.UU.), que le suprone su única nominación a un premio Oscar al mejor actor protagonista; el oprimido Winston Smith de 1984 (Nineteen eighty-four, Michael Radford, 1984, Reino Unido); el narrador de Dogville (Lars von Trier, 2003, Dinamarca, Holanda, Reino Unido, Francia, Finlandia, Suecia, Italia, Noruega & Alemania) y su secuela; el manipulador Control de El topo (Tinker, tailor, soldier, spy, Tomas Alfredson, 2011, Reino Unido, Francia & Alemania); otro manipulador, pero a otro nivel, como Gilliam en Rompenieves (Snowpiercer, Bong Joon-ho, 2013, Francia, Corea del Sur, República Checa & EE.UU.); o el padre Richard McSorley en Jackie (Pablo Larraín, 2016, Chile, Francia & EE.UU.).



Aunque para el colectivo LGBT siempre será recordado por sus entregadas interpretaciones de personajes sexualmente ambiguos o declaradamente homosexuales, como el valiente y desenfadado retrato que ofrece de Quentin Crisp en la mítica El funcionario desnudo (The naked civil servant, Jack Gold, 1975, Reino Unido), por la que consigue su primer premio BAFTA al mejor actor, de los tres con los que consigue por sus interpretaciones, además de un premio a toda su trayectoria en 2012; el controvertido Caligula de la mítica serie Yo, Claudio (I, Claudius, Herbert Wise, 1976, Reino Unido); el ambiguo heroinómano Max de El expreso de medianoche (Midnight express, Alan Parker, 1978, EE.UU.), por cuya interpretación consigue una nominación al Oscar al mejor actor de reparto, consiguiendo un Globo de Oro; el reprimido y tierno policía de Algo más que colegas (Partners, James Burrows, 1982, EE.UU.); la extravagante Condesa de Ellas también se deprimen (Even cowgirls get the blues, Gus Van Sant, 1993, EE.UU.); el sensible escritor Giles De’Ath en Amor y muerte en Long Island (Love and death on Long Island, Richard Kwietniowski, 1997, Canadá); o, de nuevo, el valiente y curoso Quentin Crisp en An Englishman in New York (Richard Laxton, 2009, Reino Unido), por la que coonsigue el premio Teddy en Berlín.















Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


1
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.